3 Trucos escoger cortinas para una casa moderna

1) No escojas un estampado muy recargado. Las cortinas son un elemento esencial en la decoración de una habitación, pero no deberían de ser las principales protagonistas. Un estampado excesivamente recargado puede acabar condicionando el resto de la decoración, lo que sería muy contraproducente para la habitación.

Para evitar que las cortinas acaben tomando demasiado protagonismo se recomienda que sean el último elemento decorativo que se escoja, de este modo irán a juego con el resto y no al revés. Si se quiere realizar un efecto combinado, tipo cortina y colcha de la cama, los expertos en decoración aconsejan que dicha combinación se limite a un pequeño volante, pero que nunca sea la totalidad de la tela.

2) Ojales, el mejor sistema. Las cortinas de riel pueden ser muy bonitas, pero en una casa moderna tienen cada vez menos sentido. Cada vez que se desea cambiar estas cortinas hay que comprar la tela a medida y acudir a una costurera que las cosa si no sabemos hacerlo nosotros, en cuyo caso necesitaríamos disponer de mucho tiempo para eso.

Las cortinas de trabillas pueden resultar poco elegantes, ya que dejan demasiado espacio entre la cortina y el techo o la caja de la persiana. Sin embargo, los ojales permiten colocar la cortina fácilmente y que esta cubra el espacio entre la barra y el techo.

Recuerda que siempre son preferibles las trabillas de plástico que imitan a la madera o al metal. Puedes ver ejemplos de estas trabillas, fabricadas con plástico inyectado, en el catálogo de plasticosalco.com. Las trabillas de plástico son las más adecuadas ya que las de madera pueden hincharse y estropearse por la humedad y las metálicas oxidarse estropeando la tela.

3) Elige una tela que no necesite plancha. Siguiendo con los consejos para elegir las mejores cortinas para una casa moderna, escapa de aquellas cortinas que te obliguen a planchar cada vez que necesites lavarlas. Planchar es de por si una tarea bastante ingrata, pero en el caso de las cortinas puede ser un auténtico suplicio, especialmente si se eligen materiales como el lino.

Si además las cortinas están por ejemplo en un comedor abierto a la cocina, en donde son susceptibles de coger olores y por tanto necesitan lavarse con bastante frecuencia, se agradecerá que estas sean de una tela que no necesite especiales cuidados y que se pueda colgar húmeda para que se estiren por su propio peso.

Autor: Pablo Baselice

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar