Saltar al contenido

Cómo aislar tu casa del frío

ideas para aislar tu casa del frío

Lograr en nuestro hogar una temperatura agradable es básico para el propio bienestar. Una casa en la que se cuele y se instale el frío del exterior, no resulta acogedora, por eso es tan importante aislar tu casa convenientemente. ¿Quieres saber cómo?

Materiales específicos, aislantes térmicos y cámaras de aire son algunos de los recursos que se emplean en la construcción de viviendas para proporcionarles un mejor aislamiento pero a veces no son suficiente y, especialmente en las casas más antiguas, el aire frio penetra en invierno por las ranuras y recovecos de puertas y ventanas.

Si te cuesta demasiado mantener tu casa calentita y la factura en calefacción se dispara, toma medidas que corrijan el problema, porque no solo estarás más a gusto con el suficiente calor, sino que a medio plazo, ahorrarás un buen dinero en energía.

Ideas para aislar tu casa y que el calor no se escape

  • Puertas y ventanas son objetivo prioritario. Si no están perfectamente selladas, por ellas se colará ese aire gélido que no quieres que entre. Lo ideal es tener ventanas con doble acristalamiento y que dispongan de rotura de puente térmico para evitar la condensación.
  • Si de momento no hay presupuesto para cambiar tus ventanas, tienes otras soluciones como, por ejemplo, repasar y sellar los marcos con algún aislante trasparente como la silicona o colocar, en la parte baja, una bonita cenefa que cumpla la misma función resultando, además, un excelente detalle decorativo.
  • Los burletes para las puertas son también una práctico invento para frenar la entrada del aire frío y resultan esenciales en los casos en los que hay mucha separación entre la puerta y el suelo. Se instalan muy fácilmente y su presencia ayuda a que el calor no se escape.
  • Pon especial empeño en detectar y eliminar posibles corrientes de aire. Si notas un aire especialmente frío en un punto determinado de tu casa, seguro que hay “responsables”. Tal vez dos ventanas enfrentadas y mal selladas sean la causa del problema.
  • Otra opción interesante, cuando tu casa no termina de estar a la temperatura que quieres y siempre estás helada, es la que suponen los paneles aislantes de interior. Se colocan en las paredes (hasta el techo o a media altura) y dan excelentes resultados. Los tienes en yeso laminado y también en otros materiales, algunos ecológicos como los derivados del corcho, que decoran y protegen muy bien del frío. Colocarlos restará un mínimo espacio a la estancia, pero estar calentita en casa bien merece renunciar a unos centímetros cuadrados.
  • Por último recuerda que los textiles también pueden ser aliados a la hora de lograr que tu hogar resulte más cálido y acogedor. Unas buenas cortinas, una alfombra tupida o unos cojines alargados, a modo de burletes, en puntos estratégicos (junto a una ventana) darán un toque único y contribuirán a aislar tu casa del frío invernal.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar