Saltar al contenido

Arquitectura en Cádiz: la Carcel Real

arquitectura en cadiz

arquitectura en cadiz

Que la influencia histórica y cultural actual influye en muchos aspectos de la sociedad, es evidente para todos. No hay necesidad de ser historiadores o antropólogos para saber que las tendencias, la evolución del pensamiento y todos los patrones sin fin de la historia tienen su propio peso que no se limita a palacios y a los libros de intelectuales, sino que abarca por encima de todo, bueno o malo, que nos rodea. Un ejemplo de todo esto está en la arquitectura que, como todo lo demás, refleja los estilos del momento. Para comprender, pues, la historia de un lugar, bastará andar por  sus calles y prestar especial atención a su patrimonio artístico.

Un ejercicio de este tipo sin duda será útil en Cádiz, una de las ciudades más fascinantes de Andalucía. Ubicada en la costa atlántica de España, capital de la provincia, Cádiz es uno de los balnearios más populares del país y, al mismo tiempo, una encantadora ciudad repleta de arte. En sus barrios más antiguos del corazón del centro histórico se encuentran, en las decenas de monumentos y edificios históricos conservados aquí, los múltiples pasos de la historia, encarnada en una sucesión de diferentes corrientes estilísticas. Haz tu reserva en uno de los hoteles en Cádiz con Expedia.es y conoce su historia a través de su legado cultural

Un ejemplo de ello está en Carcel Real, una de las obras arquitectónicas más fascinantes de la ciudad. Construida a finales del siglo XVIII, con la intención de dar un espacio adecuado para los presos, la Cárcel Real Cádiz es una copia emblemática de la época de la Ilustración. El proyecto, construido por el arquitecto andaluz Torcuato Benjumeda y Laguada, refleja perfectamente la corriente iluminista del Neoclasicismo y se presenta al mismo tiempo, como un rechazo a la época barroca considerada innecesaria artificial y redundante.

La construcción se terminó en 1836, en el corazón del romanticismo, gracias al arquitecto Juan Daura, que no intervino sin embargo en la sencilla elegancia del diseño original. El resultado es un palacio de planta rectangular de sólo dos pisos. La fachada principal se caracteriza por la presencia de cuatro columnas de mármol que sostienen tres arcos. En la parte superior se puede ver la leyenda:  “Odia el delito, compadece al delincuente”.

Considerada como una de las mejores piezas de la arquitectura en la ciudad, la Cárcel Real de Cádiz es hoy en día el hogar de múltiples eventos culturales.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar