Bares con personalidad

Que acostumbremos a ir a un bar u otro puede depender de muchos factores como la bebida, el ambiente, la música que ponen e incluso el precio. Pero una buena decoración puede ayudar a que nos decantemos por uno o por otro. Y aquí ya entran también, los gustos de cada uno.

Por ejemplo, si eres fan de las sagas de Tolkien, en Filipinas existe un bar inspirado en la película y no sólo en su decoración, sus camareros sufren enanismo. Con lo que han conseguido dar empleo a gente que suele tener problema para ser contratados y conseguir una mayor ambientación. Además tienen más de cien tipos de cerveza diferentes.

Si eres más de Alien, Hans RudiGiger, el creador de los personajes y decorados de la película ha reformado y decorado dentro de un castillo de más de 500 años de antigüedad, y ahora simula ser el esqueleto de un monstruo. Las imágenes que he visto de él son realmente impresionantes. Además en su interior existe una galería privada de arte con obras de artistas como Salvador Dalí, ErnestFuchs, Druno Weber o GüenterBrus.

Reutilizando otro espacio, en Estocolmo, tenemos el Jumbo Stay, un bar dentro de un avión que lleva varios años parado sin funcionar. El bar se encuentra en un hotel, dentro del avión también.

En Berlín, está el Madame Claude un bar en el que los muebles están en el techo.

Mucho más rustico es el Zetor Bar de Helsinki, en el que todos los muebles están hechos a base de tractores y maquinaria agrícola. Pudiendo sentarse en los asientos para tomar la consumición u en otros más normales alrededor del vehículo, siendo este la mesa.

En Nantes tenemos otro muy relacionado con el mundo de la granja, Le Nid. Está en el edificio más alto de la ciudad y en él, la barra es una cigüeña y las sillas y mesas huevos. Es la obra de un ilustrador francés, Jean Jullien.

Para acabar, uno de los más extravagantes, el Chillout de Dubái, construido y decorado totalmente en hielo. Solo el entrar son 17$ y no se puede estar mucho tiempo dentro de él ya que existe riesgo de congelamiento, aunque a la entrada te prestan abrigo y guantes.

Aunque a muchos bares y restaurantes es obligada porque son geniales y nos parezcan perfectos, posiblemente siempre nos quedaremos con nuestro pequeño tugurio de toda la vida.

Posted by Cristina Sanchez Ariño

Autor: Elena

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *