Saltar al contenido

Casas en el agua: el caso de Holanda

comunidades flotantes en Holanda

Según cálculos de la ONU, en el siglo XXI, el nivel del mar ascenderá hasta 0,44 metros respecto de finales del siglo pasado y las autoridades de ciudades costeras como Lagos, Mubai y Nueva Orleáns buscan la manera de edificar en el agua viviendas a bajo coste.

comunidades flotantes en Holanda

El caso de Holanda les sirve de ejemplo. Un tercio de Holanda, aproximadamente, está bajo el nivel del mar. Como muchas ciudades holandesas, Amsterdam está atravesada por una intrincada red de canales y no es raro encontrarse con gente disfrutando de sus cafés en terrazas flotantes. Holanda lleva décadas ideando diferentes maneras de arreglárselas con el exceso de agua, desde las casas-bote hasta las actuales comunidades flotantes. El hecho es que estas viviendas flotantes pueden ser mucho más baratas que cualquier vivienda en tierra firme.

comunidades flotantes en Holandacomunidades flotantes en Holanda

Ijburg es la comunidad flotante más grande Europa. Hay calles, parques, oficinas y centros comerciales. Todo está construido sobre tanques de concreto flotantes bajo la superficie, y funcionan siguiendo los mismos principios que un barco, subiendo y bajando con las mareas, y a precios razonables. Por el mismo precio que compras un pequeño apartamento en la ciudad, consigues una vivienda de 160 m2. A diferencia de un terreno, aquí el agua es gratis.

comunidades flotantes en Holanda

Por otra parte estas viviendas ahorran en electricidad y gas. Pero para abaratar más los costos hay que construir casas en fila o edificios flotantes.

comunidades flotantes en Holanda

Invertir en estas comunidades flotantes, no exentas de glamour, resulta mucho más efectivo que tener que trapear tras una inundación. 

Londres también está trabajando siguiendo este modelo para crear su primera villa flotante en el Royal Victoria Dock.

Cerca de 3.000 millones de personas viven en ciudades costeras que se enfrentan a la crecida del nivel del mar.

En cualquier caso, para el visitante novato, notar la diferencia entre la isla creada artificialmente y la que existe de manera natural sobre el nivel del mar es harto difícil.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar