Saltar al contenido

¿Cómo contratar una compañía eléctrica verde?

Desde prácticamente 2004, en España se puede escoger y cambiar a la compañía eléctrica en la que quieres estar al igual que en otros muchos países europeos. Y sin embargo, a pesar de las múltiples ofertas en el mercado, muchos siguen en las comercializadoras de referencia porque desconocen otras opciones que pueden hacerles ahorrar o que pueden encajar mejor con tu estilo de vida.

Las energías renovables NO son más caras

Es cierto que hace años las energías renovables suponían una inversión para el Gobierno y que incluso suponía un gasto en la factura porque recibían una ayuda. No eran tan rentables.

Sin embargo hace también algunos años que las energías renovables ya son rentables. De hecho, cuando hace mucho viento o mucho sol el precio de la luz baja y reduce la factura de la luz. De modo que apostar por las renovables supone un ahorro en la factura a nivel global.

Sobretodo porque las energías que provienen del carbón, gas o petróleo provienen de una materia prima por la que debemos pagar, a diferencia de las renovables , ya que el sol, la lluvia y el viento son gratuitos.

A diferencia de la creencia popular, las renovables son cada vez más y más baratas. También porque la tecnología que nos permite obtenerla se sigue abaratando año tras año. Un buen ejemplo de ello son las placas solares que han reducido su coste de adquisición radicalmente en los últimos años.

Las compañías eléctricas verdes

Cuando hablamos de contratar energía limpia a una compañía eléctrica verde debemos matizar. Es cierto que es imposible conocer el origen de la energía que consumes. Esto es así porque una vez se genera la energía, toda ella se vierte a la red y se ‘mezcla’ la limpia con la sucia.

Sin embargo, los que certifica la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) con las garantías de origen renovable es lo más cerca que estamos de consumir luz verde.

Estas garantías certifican que una compañía eléctrica está pagando el volumen de energía que han consumido sus clientes a productores de renovables. Es decir, cuando contratamos energía renovable más que referirnos a la que vamos a consumir, hablamos de la que vamos a pagar.

En realidad, la energía que consumimos no tenemos forma de saber si es de origen renovable. Es más, si a unos kilómetros de nuestra vivienda tenemos una central nuclear, y el parque eólico más cercano está a 300 km, la energía que consumamos será de la central nuclear por mucho que contratemos energía limpia.

Sin embargo este gesto aporta un granito de arena al cambio. La realidad es que cuanta más gente demande energía de origen renovable mayor será la inversión del Gobierno para poner más parques eólicos, huertos solares, etc.

La opción 100% renovable

Si lo que de verdad te interesa no es contratar una eléctrica verde, si no que quieres hacer un poco más, siempre puedes optar por generar tu propia energía. Hay diferentes opciones, puedes desconectarte de la red o no.

En cualquier caso, el autoconsumo fotovoltaico se configura como una de las opciones más convenientes en España. Tenemos mucho sol en nuestro país y además, es más o menos asequible la adquisición de las placas solares ya que se amortizan en unos 6-8 años.

Si tienes un terreno más amplio y estás dispuesto, puedes optar por la mini eólica, pero sigue siendo una opción menos cómoda y menos extendida en los hogares.

En cualquier caso optar por la energía renovable es clave para llegar al futuro que necesitamos para no agotar los recursos actuales y destrozar nuestro entorno.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar