¿Cómo exponer los catálogos en una tienda de muebles?

En las tiendas de muebles los catálogos juegan un papel muy importante, ya que un mismo mueble se puede vender en diferentes versiones. Un ejemplo fácil de ver es el de los sofás, donde es posible elegir entre un amplio surtido de tapizados para cada modelo.

Para poder saber exactamente lo que se quiere, el cliente debe de poder ver los catálogos y para eso, lo más adecuado es que lo tengan a mano y les resulte fácil mirarlo. En algunas tiendas optan por tener los catálogos en el mostrador de ventas y solo cuándo el cliente pregunta por un modelo concreto, lo sacan y le muestran las diversas opciones.

Esto, para muchos, es una buena práctica de ventas porque permite que el vendedor entable conversación con el posible comprador, permitiendo que empiece a emplear sus técnicas y que utilice su experiencia y conocimiento para acabar de convencerlo.

Sin embargo, hoy los compradores están acostumbrados a adquirir la información por ellos mismos y en muchos casos prefieren que el vendedor solo acuda si es necesario, pudiendo obtener toda la información que necesitan, al menos para una primera idea, por ellos mismos.

Una buena forma de permitir que los compradores tengan esa independencia y a la vez facilitar que el vendedor pueda mostrar los catálogos a los clientes que así lo soliciten fácil y rápidamente, es dejando que estos estén a la vista, en un expositor promocional. Para esto se pueden utilizar diferentes modelos, como lo modelos que se pueden ver de expositores plv en promocionplv.com.

Los tótems de gran tamaño son ideales para sujetar catálogos grandes y con cierto peso, ya que además de llamar mucho la atención publicitariamente, son un atril ideal para poder ver con tranquilidad lo que nos interesa. En este tipo de expositores pueden situarse, por ejemplo, los catálogos generales de las marcas, mostrando los diferentes productos que se venden para cada habitación de la casa.

En el caso de muestras más reducidas, como los diferentes colores o telas para tapizados de un sofá, puede ser suficiente con un expositor más pequeño, que se puede colocar sobre una mesita al lado del sofá y en el que con un solo golpe de vista es posible ver todos los modelos.

Además de este tipo de catálogos, hay otras informaciones en folletos, como facilidades de financiación o descuentos promocionales, que se pueden dejar al alcance de los posibles clientes en displays estratégicamente situados en diferentes puntos de la tienda.

Autor: Pablo Baselice

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar