Saltar al contenido

Cómo mezclar colores para pintar tu casa

Algunos trucos y orientaciones para pintar tu casa

Los colores con los que puedes conseguir la tonalidad deseada para pintar tu casa se consigue mezclando entre sí los colores básicos, esto es, rojo, azul, amarillo, blanco y negro. Lo importante es dar con la proporción buscada. Hay que tener en cuenta ante todo, si contamos con la cantidad de pintura necesaria para cubrir todas las paredes de la estancia ya que reproducir una mezcla no es tan sencillo. Lo ideal es pintar con un color que ya venga preparado de fábrica pero en ocasiones no encontramos el tono apropiado y no nos queda otra opción que recurrir a las mezclas con las complicaciones que esto conlleva si en el futuro queremos reproducir la mezcla ya que las proporciones deben ser exactas.

 pantone

Los colores primarios, como dijimos, son el azul, el amarillo y el rojo porque no pueden obtenerse de la mezcla de otros colores. Los colores complementarios son el resultado de la mezcla de los primarios, el verde, el naranja y el violeta. A la hora de elegir uno de estos tonos debemos tener en cuenta el efecto que producen en el ambiente. Así el naranja resulta acogedor y cálido; el verde da vida a los ambientes porque se lo asocia con la naturaleza y, el violeta, dependiendo de si es un lavanda, un lila o un malva debe su efecto de frescor al modo en que lo combinamos con otros colores, pero por regla general el violeta en sí resulta opresivo.

amarillo

Algunos trucos para mezclar los colores son indispensables. Siempre es mejor usar pintura blanca y mezclarla con un tinte que mezclar entre sí distintos colores. Nunca hay que mezclar pinturas plásticas con pinturas no plásticas o sintéticas. Obtener una mezcla más clara o más oscura no siempre significa aplicar más negro o más blanco. El negro puede ensuciar un tono en lugar de oscurecerlo como es en el caso del naranja. Debemos añadir más rojo en lugar de negro. Y con el blanco sucede lo mismo. Pero sí recurriremos al blanco y al negro cuando busquemos un tono gris, carne u ocre.

rojo

De la mezcla de azul y amarillo obtenemos verde. De la mezcla del rojo y el amarillo obtenemos naranja. De la mezcla del rojo y el azul obtenemos un violeta. La tonalidad dependerá de cuánto de cada color añadamos a la mezcla. Para obtener un tono marfil mezclaremos una parte de blanco, 1 de negro, 4 de amarillo y una pizca de rojo. Para conseguir el color carne, mezclaremos 10 partes de blanco, 4 de amarillo, 2 de rojo, 1 de azul y una pizca de negro. Para conseguir un gris mezclaremos dos partes de blanco y una de negro. Para un gris más claro, mezclaremos 3 partes de blanco y una parte de negro y así sucesivamente.

 verde