Saltar al contenido

Consejos para la iluminación de tu hogar

iluminacion

La iluminación juega un papel fundamental en nuestros hogares y puestos de trabajo. Además de por su indiscutible funcionalidad, también es importante desde un punto de vista puramente decorativo.

En este artículo nos vamos a centrar en la dimensión decorativa de la iluminación, sin dejar de lado por supuesto su apartado funcional. Concretamente vamos a exponer algunos consejos para sacar el máximo partido en nuestra casa.

¿Cómo puede ayudarnos la iluminación?

La iluminación nos puede ayudar a crear ambientes diferenciados. Con una iluminación adecuada podemos crear diferentes ambientes incluso dentro de una misma habitación. Nos puede ayudar a resaltar elementos decorativos tales como cuadros o esculturas, a crear sensación de mayor amplitud o a favorecer diferentes estados de ánimo. Además, una iluminación adecuada nos ayudará ahorrar en la factura y a reducir el riesgo de accidentes.

A la hora de elegir nuestra iluminación y su distribución debemos plantear nuestra estrategia habitación por habitación. Cada habitación tiene funciones diferentes y tendremos objetivos diferentes para ellas, por lo que la iluminación también debe ser diferente.

Teniendo en cuenta la función de la habitación podremos planificar la distribución de las luminarias en la habitación, lo que nos permitirá optimizar su utilización, mejorando la visibilidad al tiempo que reducimos los puntos de luz y por tanto ahorrar en la factura de la luz.

Teniendo en cuenta la dimensión decorativa, tendremos que definir el ambiente que deseamos conseguir en la habitación, el estilo decorativo y los elementos o zonas que queremos destacar respecto al resto de la habitación. Tenemos 2 tipos de iluminación, la de ambiente, que sirve para iluminar de forma generalizada una habitación, para crear una determinada atmósfera, y la iluminación focal, que nos sirve para resaltar espacios o elementos de la habitación. Dentro de la iluminación focal, contamos con diversos tipos de focos, de techo y pared, candiles, lámparas de mesa y lámparas muy concretas cuyo uso esta destinado a iluminar elementos específicos, como las luminarias para cuadros. Como iluminación de ambiente es habitual utilizar lámparas de techo, tanto colgantes, como plafones, empotradas y focos de techo.

Lo ideal es mezclar diferentes tipos de luminarias, por ejemplo, mientras las lámparas de techo consiguen una iluminación muy general y en ocasiones pobre, combinada con unos plafones de pared que realcen el perímetro de la habitación, podemos conseguir un efecto muy interesante.  Con la luz focal podemos acentuar espacios y elementos dentro de la habitación y la iluminación general, de forma que nos ayudarán a integrar el elemento decorativo dentro del conjunto de la habitación.

Conseguir una combinación correcta de los diferentes tipos de iluminación puede contribuir de forma importante a mejorar la decoración de nuestra habitación.

Jugar con las combinaciones de luz nos permitirá crear diferentes tipos de sensaciones. Las luces de espectro blanco crean un ambiente más frío e impersonal, también ofrecen una sensación de mayor amplitud de la habitación, a la vez que menos acogedor. Las luces amarillas, dan mayor sensación de calidez y acogimiento, pero parece creará la sensación de tener una habitación más pequeña.

Los salones y salas de estar ofrecen mayores posibilidades que otras estancias del hogar que se encuentran más limitadas respecto a la decoración por cuestiones de funcionalidad. La sala de estar es uno de los lugares de nuestra casa donde pasaremos más tiempo, pero además es la zona donde recibimos a las visitas, por lo que en cierto modo es el escaparate principal de nuestra casa. Otra característica que ayudan a hacer más propio el salón de nuestro hogar para jugar con la iluminación en su dimensión decorativa es el espacio, por lo general las salas de estar y los salones son las habitaciones más grandes de nuestro hogar, lo que facilita la posibilidad de crear diferentes ambientes. Por ejemplo, una zona más iluminada destinada a la mesa de comedor y a las reuniones familiares y una zona más acogedora, de luces amarillas, en la zona de los sofás, donde nos relajaremos para ver la televisión.

La iluminación en cocina y baño está más limitada por su funcionalidad. La cocina es un lugar de trabajo, en ella pasamos la mayor parte del tiempo llevando a cabo tareas domésticas, preparar la comida, fregar, poner la lavadora, etc. Por ello es importante tener una visión clara que nos facilite las tareas, las luces blancas y frías son más recomendadas para esta zona del hogar. Existen diferentes tipos de cocina, y cada una ofrecerá posibilidades diferentes. Pero en la mayoría de ellas podemos optar además de por la luz ambiental en el techo, por luces específicas en la encimera, zona de fregadero y despensa, facilita una mejor visibilidad en las zonas más utilizar, además de dar un toque distintivo. Aquellas cocinas con barra americana o con isla en el medio, se prestan más a la decoración, facilitan el uso de luminarias de tipo focal para resaltar distintos elementos decorativos.

En lo que respecta a los baños, además de la luz ambiental fría, podemos añadir luces focales en sitios estratégicos como la zona del espejo, o incluso en la bañera. En el caso de la bañera dará un toque distintivo a tu baño.

Por último, las zonas de paso, como pasillos y entraditas. La iluminación que utilizaremos en estas zonas, serán generalmente de tipo funcional, se trata de zona eminentemente funcionales en las que pasamos cortos periodos de tiempo.

Finalmente, recomendamos una tienda online para vuestras compras de luminarias y material eléctrico para tu hogar u oficina, onulec.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar