Cuando todos nuestros muebles los hagamos en casa

Hace muy poco tiempo apareció un objeto que desde el principio se supo que iba a cambiar el mundo de la tecnología, pero no solo ha cambiado este, sino también el de la comida, el de la medicina, el de la construcción… Estamos hablando de la impresora 3D, un dispositivo que a partir de una serie de imágenes digitales y diversos materiales que funcionan de tinta, puede crear de “la nada” objetos. Al principio sólo imprimía piezas no muy grandes y únicamente en plástico, muy lejos de lo que esta tecnología puede hacer ahora: se está imprimiendo comida, casas, prótesis biocompatibles, elementos de vidrio,… Queda claro que su funcionamiento se ha optimizado y su precio ha badajo, llegando al punto de que ya no solo encontramos esta tecnología en universidades, estudios o laboratorios, sino que también en casas. Actualmente, incluso se están desarrollando tejidos similares a los humanos para poder crear órganos funcionales, lo que de alguna manera se cree que puede acabar llevando al teletransporte de humanos.

 

Por ello ya tenemos páginas, por ahora para gente con conocimientos en el tema, en las que ya tienes descargables de cientos de objetos que puedes imprimir y que pasen a decorar tu casa. Y esto no se va a quedar aquí, ya es una realidad que seguramente, dentro de no demasiados años tener una impresora 3D en casa será igual de común que tener una normal. Y aprender a hacer imágenes mediantes softwares que la impresora pueda entender y procesar no será demasiado complicado. Esto nos puede llevar a tener una silla, sillón o mesa de Eames por únicamente el precio del plástico que utilicemos en la impresión de las piezas. Esto nos llevaría a tener problemas a la hora del reconocimiento de derechos de los diseños, la piratería llegaría al mundo del diseño. Al igual que al de la comida, ya que hemos dicho que también se podría imprimir. Los caprichos para los que ahorramos durante meses, ya no serían lo mismo, estarían al alcance de nuestra mano y por un precio bastante reducido.

Por ahora, no hemos llegado a este punto, pero ya encontramos algunos modelos Eames para imprimir como esta monada en miniatura:

 

Y mucho más interesante que esto, tenemos recambios para piezas de muebles actuales de Eames, como protectores de patas.  Esta impresión es una tecnología, que ya está cambiando el mundo, y más que lo va a hacer.

 

Posted by Cristina Sanchez Ariño

Autor: Elena

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *