Saltar al contenido

Decorar la casa con los colores del otoño – invierno

Con el cambio de estación y sobre todo con la llegada del frío, toca hacer algunos cambios para que nuestro hogar resulte todavía más acogedor. Pasamos más tiempo en casa y debemos prepararla para sentirnos absolutamente a gusto. Los colores del otoño proporcionan la calidez de la que quieres disfrutar. Además, con algunos sencillos detalles, conseguirás el entorno perfecto  para  que te pienses dos veces la opción de salir a la calle… ¡con lo bien que se está en casa!.

Marrones, ocres, verdes en sus distintas tonalidades, rojizos, violetas… son los colores del otoño. Combinándolos de manera acertada, puedes dar a cada estancia personalidad propia de manera que resulte acogedora manteniendo el estilo que prefieras: rústico, minimalista, vintage, rompedor… Deja que los tonos de la naturaleza entren en tu casa y sácales el máximo partido.  ¿Quieres algunas ideas?

Vestir la casa de otoño invierno

Los textiles cobran protagonismo en la decoración otoñal. “Abusa” de ellos combinando alfombras de dimensiones y texturas diferentes, cojines grandes y pequeños, estores, cubre camas y paños de todo tipo que transmitan sensación de calor y confort. Crea contrastes de colores para no sucumbir a un ambiente monótono y “gris”. Por ejemplo, si tienes unas cortinas marrones, arriesga con unos cojines violetas en tu sofá, verás que, lejos de resultar demasiado llamativos, llenan de vida cualquier estancia. Además:

–          Recurre a la madera en la tonalidad que prefieras para transformar un rincón desangelado en un espacio de lo más agradable. Unos paneles o lamas de madera (o papel pintado que la simule) pueden quedar genial en el recibidor y hacer que todo aquel que vaya a tu casa, quiera quedarse.

–          Repasa tus ventanas. No solo es una cuestión de ahorro energético (siempre debes comprobar su cierre hermético). También puedes decorarlas para que formen parte de un entorno único. En este sentido, los vinilos decorativos dan un resultado excelente. Prueba a poner unas hojas otoñales “cayendo”, una enredadera, o cualquier otro motivo en los ventanales del salón… es un detalle original que queda de lo más romántico.

–           Motivos naturales. Un cesto repleto de navideñas piñas, ramas de acebo o castañas, un jarrón con flores secas junto a una bonita maceta en la que crece una flor de pascua o una rama con “flores de algodón”… las plantas y los frutos propios del otoño – invierno son un elemento decorativo al que puedes sacarle máximo partido.

–          El color calabaza. Es uno de los tonos de moda de esta temporada que supera Halloween y se instala con fuerza para quedarse todo el invierno. Aunque parezca difícil de combinar, en realidad el calabaza va genial para alegrar cualquier habitación “vestida” de otoño. Una lámpara forrada con tela en este tono, el marco de un espejo, unas sillas de comedor tapizada en este atrevido color… si quieres que tu casa no se apague en los meses más fríos del año ¡ponle calabaza!

–          Bronce. Los metálicos siempre vuelven, pero dentro de esta gama de tonalidades tan particular, el bronce es siempre acierto seguro para la temporada otoño invierno. A diferencia de los tonos oro o plata, el bronce es cálido. Unos portavelas en este material son un detalle perfecto y original para que tu salón irradie tonos cálidos con un toque “retro” de lo más vanguardista.

Llega el frío, prepara tu casa para que sea la más acogedora teniendo en cuenta que los colores del otoño – invierno son tus mejores aliados.