Decorar el mobiliario urbano

El mobiliario urbano público sufre muchos daños debido a que está sometido a los cambios de tiempo, a la lluvia, al calor y también a la acción de muchas personas que tienen una actitud claramente incívica para con algo que es de todos y que todos deberíamos de cuidar para poderlo disfrutar más tiempo.

Si esto ya es de por sí bastante difícil de entender más difícil todavía resulta comprender que se realicen daños en el mobiliario urbano de carácter privado, como el que se encuentra en el interior de una urbanización privada.

Mientras que con el mobiliario público, a pesar de pagarse con los impuestos de todo, hay la sensación de que no nos cuenta dinero, el privado nos repercute de manera muy directa, ya que cuando toca realizar reparaciones todos los propietarios tendrán que abonar su parte.

Implicar a los jóvenes para que respeten mejor las zonas públicas

Uno de los problemas más habituales viene por parte de los jóvenes. Los adolescentes atraviesan momentos de rebeldía más o menos marcada en los cuales pueden descuidar el mobiliario urbano público o privado.

Es el caso de los que se sientan con los pies en los bancos, ensuciando y dañando la pintura del banco de modo que se deteriora mucho antes, o de los que plasman su firma con un spray en una pared sin darse cuenta de que esa firma, realmente lo que hace es ensuciar y deteriorar el entorno.

Una de las maneras de evitar los daños en el mobiliario urbano privado, sea en una urbanización o en un centro de enseñanza, es implicando a los jóvenes en las tareas de restauración y decoración del mismo permitiéndoles que lo hagan con su estilo y personalidad propios.

Restauración y decoración del mobiliario urbano en una urbanización privada

En las urbanizaciones privadas es un poco más complicado implicar a los jóvenes. Pero hay formas de hacerlo, por ejemplo invitando a alguien con buena reputación a la hora de hacer graffitis para que decore algunos de los muros interiores de la urbanización y, a la vez, les de alguna charla a los chavales sobre cómo conseguir realizar buenos trabajos de manera legal.

De esta manera, él y los jóvenes implicados pueden realizar la decoración de estas paredes e incluso de algunos elementos del mobiliario urbano como las papeleras. Esto hará que se sientan mucho más responsables de que todo se cuide

Restauración y decoración del mobiliario urbano en un colegio

Puede convertirse incluso en una actividad extraescolar para los chavales. Se les pueden proporcionar las pinturas y recubrimientos especiales que necesitan para el trabajo y, bajo la supervisión de las personas pertinentes, permitir que creen diseños propios y originales para pintar los bancos, las papeleras o incluso elementos del parque de los más pequeños.

Estarán orgullosos del resultado y, lógicamente, no solo cuidarán más lo que han hecho, se encargarán de que sus compañeros también respeten su trabajo porque se sentirán implicados en su conservación al haber formado parte de su restauración y decoración.

Autor: admin

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar