Saltar al contenido

Cómo decorar una mesa de Navidad con poco dinero

Nos encanta que la mesa para las cenas de Navidad esté perfecta, tan alegre como elegante y bonita, pero son tantos los gastos que se avecinan… No tienes que arruinarte para disfrutar de “mesa y mantel” de lujo. En decoración navideña, menos es más y con algunas buenas ideas dejarás boquiabiertos a tus invitados.

En primer lugar, revisa lo que tienes por casa. Seguro que puedes aprovechar más de un adorno del año pasado, dándole una nueva oportunidad: velas, cintas de colores, bolas, angelitos y otros mil detalles que decoran el árbol o una flor de pascua pueden ayudarte a vestir tu mesa mientras ahorras un buen dinero. Fíjate también en la vajilla de la que dispones. Si esperas sentar al mesa a un número importante de comensales, aunque tengas piezas sueltas, tal vez puedas combinarlas de manera que queden genial y no tengas que adquirir nuevos platos de todos los tamaños que tal vez no necesites.

Apúntate además a la tendencia DIY y con un poco de maña, podrás crear tus propios centros de mesas, tus posavasos o incluso hacer unos manteles individuales en fieltro con ayuda de una plantilla (solo tienes que pintar y recortar).

Decoración para tu mesa navideña mirando el presupuesto

• El mantel. Tienes la opción de los de papel. Algunos están fenomenal de precio y hechos con un gusto exquisito: en blanco y dorado, en rojo y con el motivo navideño que prefieras (campanitas, papa Noel, ramas de acebo). Con un hule debajo, que proteja la mesa, son una opción barata, práctica y de excelente resultado. Si prefieres uno de tela, un sencillo mantel, en el color liso que prefieras: blanco, azul, verde, rojo… puede quedar muy bien y permitirte “abusar” de un extra de adornos. Por ejemplo, puedes alegrarlo poniendo las servilletas de otro color o colocando unos lazos, hechos con cintas, en cada esquina. Si te gastas mucho en un mantel “de Navidad” es porque quieres.

• Vajilla y cristalería.
No sobrecargues. Es el error más común a la hora de decorar una mesa para una ocasión especial. Pon solo los platos y copas que vayáis a utilizar. No todo tiene que ser porcelana y cristal de Bohemia. En muchas tiendas de decoración low cost, tienes juegos de platos, tazas y copas en diseños innovadores para poner un toque divertido y lleno de color en la mesa de Navidad. No lo dudes si tienes unos platos llanos blancos y otros hondos y con flores, ¡combínalos! no pasa nada.

• Centros y otros adornos. Es cuestión de gustos, pero si te apetece decorar tu mesa con un bonito centro, prueba a hacerlo tú misma utilizando frutos secos, las siempre navideñas piñas (que puedes pintar de dorado, rojo o color plata), alguna rama de acebo (artificial). Llevar la naturaleza a tu mesa es un recurso decorativo muy económico que siempre queda realmente bien.

• Velas. No pueden faltar, porque aportar calidez a esa cena familiar en la que os sentís a gusto. Como decoración sencilla y barata puedes poner dos velas gruesas, una a cada extremo de la mesa, con alguna cinta en rojos, verdes y dorados o plateados que las rodee. Coloca junto a ellas, además, unas bolas de Navidad (del año pasado) y ya tienes una magnífica composición para adornar con gracia y gastando poco. ¿Otra idea? con la misma cinta puedes hacer los servilleteros, anudándola en la servilleta, o si lo prefieres, utilízala para atar los cubiertos, colocando juntos cuchara cuchillo y tenedor, ¡verás que buen resultado!.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar