El reciclaje no es siempre la mejor solución

Desde hace unos años el reciclaje se vende como lo más, y un poco es así, pero lo mejor sería el no tener que reciclar. Hay productos que son muy fáciles de reciclar y el hacerlo aporta grandes beneficios, pero en la mayoría de los casos no es así, es costoso separar todos los materiales que los componen, además de cada vez que se reciclan estos pierden sus propiedades, o incluso directamente no se pueden reciclar. En todo caso, lo mejor sería que no se llegará a producir el residuo, por ello, una muy buena opción es el reutilizar. Otro de los motivos por los que en este blog somos fans de los DIY’s.

Un material que como tal suele ser difícil de reciclar pero fácil de reutilizar es el textil. Y se está creando para producir nuevos materiales mucho más resistentes, como por ejemplo el Demodé. Lo realizan troceando prendas de ropa, añadiéndole un adhesivo biodegradable y metiendo esa mezcla directamente al molde y compactándola. Con este material se han creado diversos elementos decorativos, separadores de espacios, mesas y sillas. Tienen cierta similitud con las sillas Eames.

Parecida es la propuesta de Tobias Juretzek, un diseñador que ha creado un proyecto llamado “Recuérdame” basado en productos constituidos con partes de tu pasado, siendo una pieza de éste tu ropa. Por ello, no se “rompe” sino que esas prendas pasan a ser tus muebles íntegramente,  junto con resinas, pudiendo ver a la perfección cómo forman parte de él. Un ejemplo son estas sillas hechas con vaqueros y camisetas.

Durante una feria del mueble en Estocolmo, María Westerberg realizó su T-Shirt  Chair con camisetas y una estructura metálica. En su portfolio también encontramos otra hecha a base de corbatas y ruedas. Un gran problema es su precio, ya que ronda las novecientas libras, casi mejor intentar simularlo en casa.

Y por último tenemos la obra de Tejo Remy y Rene Vennhuizen, que no se complicaron tanto y crearon un sillón apilando alfombra y dándoles forma mediante unas cintas.

Recuerda, el mejor residuo es el que no se llega a producir, por ello anímate a la reutilización objetos y muebles con fines diferentes al inicial!

 

Posted by Cristina Sanchez Ariño

Autor: Elena

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar