¿Existe la ciudad sostenible?

Llamamos arquitectura sostenible a aquella que no solo tiene en cuenta el medio ambiente sino que toma en consideración la eficiencia de los materiales y de las estructuras de las construcciones, los procesos de edificación, el urbanismo y el impacto que los edificios pueden tener en el entorno y la sociedad.  Pero además, la arquitectura sostenible tiene en cuenta el gasto energético de manera que se aprovechen los recursos del contexto en el funcionamiento de sus sistemas.

Hammarby_Sjostad

Y, sí, la ciudad sostenible existe y es un barrio en las afueras de Estocolmo, un antiguo muelle industrial que comenzó a construirse en 1996 coincidiendo con la postulación de Estocolmo como ciudad olímpica. Se llama Hammarby Sjostad, en ella viven actualmente 2.400 personas y una de sus características es la de cómo aprovecha los residuos para generar energía. El 50% del calor y del agua que se consume proviene del reciclaje, lo que crea un “metabolismo circular” opuesto al sistema lineal del resto de las ciudades.

hammarby_sjostad2

Pero lo que lo hace peculiar es su diseño. Éste permite que el 75% de la eficiencia del barrio derive de que no se ha empleado PVC ni cobre en la construcción, todas las casas poseen placas solares y los electrodomésticos son todos de clase A. El resto proviene de la relación de sus habitantes con el medio.

ciudad sostenible

Los que habitan este barrio depositan sus basuras en un sistema de recolección subterránea que permite separar los materiales reciclables de los orgánicos con los que produce el biogás que se consume en las cocinas. Los materiales no reciclables se queman para generar electricidad.

Hammarby Sjöstad cuenta con un sistema de transporte de tren gratuito, carril bici y coches de uso compartido. Las emisiones de CO2 de este barrio son un 50% menores que en cualquier otro sitio. Se espera que para cuando su construcción esté finalizada vivan en ella 25.000 personas. Este modelo de ciudad sostenible está siendo exportado al Canadá y a la China.

Autor: lileka

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *