Herman Miller y los muebles para todas las tallas

Herman Miller es una empresa de mobiliario estadounidense fundada en 1923, cuando D.J. De Pree compró la antigua empresa a Michigan StarFurniture y le puso el nombre de su suegro, por creer en la integridad y el buen hacer de este. Toda una declaración de principios de qué se quería buscar en la empresa. Durante el siglo XX se consagro como creadora de muebles modernos y colaboró en algunas ocasiones con los Eames y otros diseñadores con gran talento. A lo largo de su historia ha realizado muchos tipos de muebles, pero en la actualidad, los más conocidos son los destinados al entorno laboral como mobiliario de oficina.

Uno de los grandes iconos del diseño pertenece a esta empresa, la silla Aeron que data de 1994. Fue la primera silla en aportarle al trabajador la comodidad y adaptabilidad que necesitaba en sus horas lectivas. Es la primera que se preocupa por la salud del usuario, sigue sus movimientos y es totalmente adaptable. Hasta el momento las sillas solo permitían regular al altura, con la silla Aeron controlábamos la inclinación, el respaldo, los reposabrazos,… Estéticamente también era diferente, se basaba en líneas humanas, y sólo tenía los elementos imprescindibles, no acolchados, fueron sustituidos por mayas. Actualmente está en continua exposición en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.

 

Está silla se adaptaba a muchos de los movimientos y posiciones del usuario, pero quisieron ir más allá, y fueron lanzando más modelos al mercado, cada uno superando a su predecesor. Sus últimas creaciones son la Mirra y la Mirra 2, la cual sigue todos los movimientos humanos a la perfección y es completamente amoldable y personalizable, lo cual casi llega a ser inquietante.  Aquí te dejo el video que lo demuestra.

Pero, el mobiliario de oficina no se queda aquí, la otra parte importante es la mesa, la cual también han hecho adaptable al usuario. Con ello han conseguido darle una vuelta a la forma de trabajar, sus mesas permiten que cuando el usuario se canse de estar trabajando sentado, pueda ponerse en pie y continuar su tarea. El permanecer una fracción de la jornada de pie, previene de una forma sustanciosa el padecer enfermedades cardiovasculares. Son las llamadas mesas Sit-to-Stand y suman otro punto a favor del mobiliario Miller.

En lo referente a oficina aporta otros elementos como divisores de espacios, por ejemplo este, totalmente flexible llamado Kivo.
El diseño de Herman Miller se basa principalmente en la experiencia que va a tener el usuario, busca que todo sea lo más personalizable posible para que no pueda haber quejas ni malas posturas, proporcionando así un confort máximo. Teniendo así muchos clientes felices.

 

Todas las imágenes: http://www.hermanmiller.com

Posted by Cristina Sanchez Ariño

 

Autor: Elena

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *