¿Más productividad? Haz que tu oficina sea un lugar confortable

Todos estamos de acuerdo en que no tenemos la misma sensación cuando nuestro puesto de trabajo constituye un lugar confortable que cuando no lo es. Las condiciones en las que desarrollamos nuestra actividad laboral resultan esenciales a la hora de implementar la productividad de los empleados; sobre todo cuando nos referimos a un entorno de oficina, en el que hay que permanecer muchas horas sentado frente a un ordenador, es necesario que haya una serie de condiciones que faciliten la labor y que motiven a trabajar a gusto.

Uno de los requerimientos esenciales para constituir un entorno laboral óptimo es la iluminación: la combinación adecuada entre luz natural y luz artificial debe permitir poder hacer uso de los ordenadores, así como leer los documentos sin ningún tipo de problema. De esta manera, no sólo no fatigaremos nuestra vista en exceso, sino que tendremos al alcance un motivador natural como es la iluminación, que nos ayudará a mantener el buen humor en el puesto de trabajo.

La temperatura es otro de los aspectos claves para que el tiempo que pasemos en la oficina resulte agradable y productivo. Sin duda, es muy difícil concentrarse y trabajar con buenos ánimos cuando se tiene frío o calor; un sistema de climatización eficiente nos hará estar más cómodos en este entorno. Las nuevas tecnologías asociadas a la climatización permiten mantener una temperatura estable y un buen control del aire acondicionado, incluso en una oficina de grandes dimensiones, gracias a sistemas como el multisplit.

En el momento en que se deba elegir un equipo de aire acondicionado, es muy importante asegurarse que éste sea silencioso y no propicie un ambiente ruidoso. Este es, precisamente, otro de los factores a cuidar en una oficina para garantizar el confort de los empleados, ya que el exceso de sonidos dificulta la concentración y sirve para distraer la atención de las tareas.

Finalmente, otro aspecto esencial lo constituye el mobiliario de oficina. Ha de ser, al mismo tiempo, funcional y confortable, ya que son muchas las horas que se utilizará. Un empleado que se encuentre incómodo y que empiece a desarrollar dolores por culpa de una mala silla acabará teniendo una productividad mucho menor. Lo mismo sucederá si la distribución de las mesas no es la correcta y los trabajadores deben sentarse demasiado cerca los unos de los otros, lo cual puede constituir un motivo de agobio y malestar.

Autor: admin

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *