Como optimizar tu mesa de trabajo en casa

Cada vez hay más personas que trabajan desde casa. Los cambios en los empleos y el aumento de freelance hacen que mucha gente tenga que buscar un lugar para trabajar en su propia casa. Y salvo que dispongas de una habitación al completo como oficina, la imaginación y la optimización serán tus aliados:

Tu lugar de trabajo

Elige un espacio que solo sea para trabajar. No sirve la mesa del comedor o la encimera de la cocina. Debes encontrar un rincón para concentrarte y ser productiva. Si tu salón es grande y vives sola será el lugar perfecto, pero el dormitorio también es un lugar bastante recurrido, para abstraerse y poder trabajar tranquila.

Tienes que seleccionar mobiliario flexible y cómodo. La silla, el escritorio y el lugar de almacenaje son los elementos esenciales y que debes cuidar para sentirte bien mientras trabajas. Si pasas muchas horas ahí sentada lo mejor son las sillas ergonómicas, y si no, una silla de oficina o un cojín especial para la espalda puede ser suficiente. Una mesa de escritorio, estanterías y cajoneras pueden completar tu espacio.

Simplicidad y organización

Una de las reglas principales para la optimización de los puestos de trabajo reducidos es la utilización del espacio vertical.  Las baldas y las estanterías te ayudarán a organizar tus tareas y todo lo que necesitas para realizarlas.

Las nuevas tecnologías también tienen que facilitarnos la jornada laboral. Para mantener la mesa ordenada lo mejor es tener todos los documentos e informes necesarios en el ordenador o la Tablet. Te dará agilidad y organizarás mejor tu trabajo. Tener un cuaderno a mano para apuntar algunas notas, el móvil con la codiciada aplicación de la agenda o por ejemplo, un ratón gaming para trabajar más cómodo, serán sin duda ideas que harán más productivo tu tiempo.

Horarios y desconexión

A veces puede resultarte difícil concentrarte en tu propia casa, por eso es importante que establezcas límites. Aprovechar al máximo las horas de trabajo y saber cuándo parar. Tienes que ser realista y disponer de tiempo suficiente para realizar cada función. Si trabajas a tiempo completo desde casa haz descansos cada 2 horas. Pero descansa de verdad, desconecta, sal del lugar donde está tu lugar de trabajo durante media hora y volverás con más energía.

Al finalizar la jornada hazlo definitivamente. No vale volver a contestar más correos o a escribir nuevas ideas. Trabajar desde casa tiene el gran inconveniente de que siempre tienes es trabajo a mano. Siempre está la tentación a contestar otro correo (que nunca es el último) o correr a escribir nuevas ideas.

Decora para la motivación

Mucha gente no da importancia a la decoración del lugar de trabajo. Utilizar colores claros hará que el espacio parezca más grande y te sientas mejor. Escoge una luz adecuada y da tu toque personal al sitio. Aprovecha que puedes  (porque es tu casa) y elige los detalles que te hagan sentir más cómoda, utiliza una pizarra o corcho para tus ideas y citas,  escribe frases motivadoras y … ¡a trabajar!.

Autor: admin

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar