Saltar al contenido

Pinta tus muebles antiguos de colores claros

muebles blancos

Seguro que en tu salón tienes unos cuantos muebles antiguos de colores oscuros que no te gustan nada, pero nunca te has decidido a tirarlos. Pues bien, ya no hará falta que lo hagas.te ofrecemos una solución entretenida que hará que te vuelvan a gustar esos viejos muebles y a la vez proporcionen a tus habitaciones una mayor sensación de amplitud y luminosidad. Pintarlos de colores claros.

muebles blancos

El proceso es bien fácil y divertido. Lo primero, has de colocarlos en un espacio donde te puedas mover con comodidad, y tapar con papeles el suelo para no mancharlo con pintura. Sirven papeles de periódico.

Para pintarlos más cómodamente, sácales los cajones y las puertas y colócalos en un lugar aparte, si puedes, quítales las manillas de puertas y cajones, te ahorrará tiempo al pintar.

Antes de pintarlos, lo mejor es lijar las superficies con papel de lija suave para rayar el barniz antiguo con el fin de que la pintura agarre mejor. Una vez lijado, pásale un trapo seco para quitarle el polvo

Los muebles claros te aportarán luminosidad

Para la pintura de base, elige una pintura de color claro, puedes añadirle unas gotas de tinte para darle un toque tostado y así no te quedará blanco inmaculado. Píntalo con cuidado, dale una mano y otra encima si ves que cubre poco.

Una vez pintado con el color base déjalo secar, de 6 horas a 1 día, dependiendo del clima, y después pásale otra vez la lija, de manera muy fina, sólo para poder pintarlo del color final.

Mientras se seca la madera puedes pintar las manillas de las puertas y los cajones con spray o un pincel, como prefieras. Puedes elegir un color bronce o negro, algo que destaque sobre el nuevo color de la madera.

Por último, aplica el color final. Aquí tienes varias opciones, o bien puedes pintarlo con una pintura de color plano, o, sobre el color claro del fondo, puedes aplicar un barniz mezclado con algo de pintura o tinte, que le dará una tonalidad al barniz transparente. Por ejemplo, si mezclas el barniz con un tinte marrón, le dará un color bronceado al fondo blanco, uno azul le proporciona betas azuladas.

Puedes hacer pruebas en una parte del mueble y ver qué te parece antes de decidirte. Si deseas pintarlo con barniz tintado trata de aplicar las pinceladas siempre en la dirección de la veta de la madera.

Cuando hayas acabado, déjalo secar, vuelve a colocar las puertas, los cajones y sus respectivas manillas, y tendrás un muele nuevo y por poco dinero. ¡Pruébalo! Todo es ponerse a ello.