Restaurar un mueble de madera viejo

En la era del vintage, no solemos desprendernos de los muebles viejos. Sean de madera o de cualquier otro material. En este caso vamos a hablar de cómo restaurar un mueble de madera que tenga un aspecto deslucido por el paso de los años pero cuyo diseño nos guste o nos sea útil. No es necesario enviarlo a un taller. Si te gustan las manualidades y el bricolaje, puedes hacerlo tú misma con unos pocos materiales:

– una brocha ancha y plana
– tinte al agua
– barniz de poliuretano
– tapaporos
– lana de acero de grano medio
– trapo de algodón
– muñequita de algodón
– disolvente universal
– cubeta

22En primer lugar hay que preparar la superficie del mueble usando la lana de acero. Se trata de eliminar irregularidades y emparejar toda la superficie. Una vez hecho esto, eliminas el polvillo a conciencia con una brocha bien seca.

Ahora puedes pasarle una mano de tinte o varias, dependiendo del tono que busques. Prepara el tinte justo antes de aplicarlo, con una parte igual de agua. Prepara de a pequeñas cantidades si no sabes calcular cuánto tinte necesitarás. Agita la mezcla antes de pintar. Para pintar con el tinte puedes usar una brocha suave o la muñequita de algodón y seguir la veta de la madera. Si has usado brocha, pasa un trapo de algodón para eliminar el exceso de tinte. Deja ventilar el mueble 48 horas para un buen secado en un lugar bien aireado de tu casa pero nunca expuesto al sol.

Pasadas las 48 horas lijas el mueble con la lana de acero en el sentido de la veta pero sin presionar demasiado. Elimina el polvillo con una brocha seca como has hecho antes.

restaura423Lo siguiente es proteger la madera con el tapaporos. Mezclas el producto con el disolvente a partes iguales y aplicas con una brocha. Dejas secar durante tres horas y vuelves a lijar con la lana de acero. Nuevamente debes eliminar el polvillo. Este proceso lo repites tres veces.

Para aumentar la durabilidad del mueble puedes aplicar el barniz (satinado o mate, incoloro o con un tono según tu preferencia.) Para la primera capa es conveniente mezclar el barniz con un poco de disolvente. La primera capa debe ser muy ligera. La aplicas con la brocha. Escurre la brocha en el borde del recipiente para evitar excesos. Aplica el barniz con pasadas largas de un externo a otro del mueble.

Tras esta primera capa deja secar 48 horas y luego lijas nuevamente con la lana de acero. Limpias el polvillo y aplicas una segunda capa siempre en el sentido de la veta y dejas secar. Tu mueble está listo para una segunda vida.

Autor: lileka

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar