Si nuestra casa fuese un juego de arcade…

Si tu casa fuese un juego de arcade toda ella estaría dividida en cubos iguales, que proyectados en las paredes y suelos, serían cuadrados perfectos. Cada uno de estos cuadrados solo podría ser llenado por un elemento que lo ocupase completamente o una división exacta del mismo. Habría un tamaño mínimo y máximo para la división, y ninguno de los objetos que las llenasen serían mayores o menores que estas. Además los colores de los objetos también serían unos determinados y lo suficiente diferentes entre ellos para no confundirlos.

Con esto habríamos conseguido la racionalización de la decoración: todos los elementos tendrían dimensiones estándar, colores estándar y combinaciones limitadas, ya que las dos características anteriores también son limitadas. Todo nos encajaría a la perfección en todos los aspectos, no tendríamos mil tonos de rojo ni necesitaríamos medir cuanto espacio tenemos para colocar el sofá. Tampoco podríamos llenar demasiado un espacio, ya que cuando ocupásemos totalmente una línea de divisiones de una dimensión, todos los elementos de ella desaparecerían. Por ello, tampoco podríamos acumular demasiadas cosas que solo acumulan polvo. No habría desorden, todo tendría un cuadrante determinado y no se podría llenar con otra cosa. Y el que todo cupiera en una habitación y encajará, se supone mucho más fácil.

También es cierto que las formas serian todas bastantes geométricas, ya que las orgánicas serían mucho más difíciles de colocar. La naturaleza es desordenada, las líneas rectas y los ángulos rectos que asociamos con lo limpio y ordenado son artificiales, con excepción del mineral de la pirita. Esto haría que los objetos también fueran un poco cortantes, poco seguros e incomodos. Y como se ha dicho, las combinaciones serian limitadas, de modo que sería posible que compartieras disposición y decoración en general con varias personas a lo largo del mundo. Y eso es lo que hace que esta racionalización no sea divertida.
Tu casa ya no sería tu casa, sería un sitio en el que tus cosas están ordenadas, pero exactamente de igual manera que la de otras personas, podría ser la casa de cualquier otro. No tendría nada de ti, sería demasiado perfecta.

 

Imagen http://photopin.com/free-photos/pixel

Autor: Elena

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar