Tres sillas en una: La silla Masters
Nov24

Tres sillas en una: La silla Masters

La Silla Masters es obra del conocido diseñador Philippe Starck y es un homenaje a tres sillas icónicas de la historia del diseño de diseñadores que el autor considera como maestros: “Serie 7″ de Arne Jacobsen, la “Tulip Armchair” de Eero Saarinen y la “Eifel Chair” de Charles Eames. Estas tres sillas las ha desmaterializado, dejándolas únicamente en su silueta y las ha superpuesto. Creando así otra silla icónica del diseño, una obra hecha de obras, presentada en el Salón del Mueble de Milán en el 2010.   Aun siendo mezcla de otras,  la silla Masters llega a ser  una nueva silla y así nos parecería también si no conociéramos sus antecedentes, pensaríamos que es una silla totalmente original, basada en líneas y siluetas. Aunque la “inspiración” en otros elementos es la firma de Starck. Para cualquiera de sus productos encontramos marcadas referencias, sobre todo artísticas. “No nacimos hoy. Antes hubo grandes maestros. Yo he tomado tres diseños de tres maestros, los he unido y he creado un nuevo producto, reflejo de la sociedad actual” Según sus palabras. Pero aun así, una idea tan sencilla y complicada a la vez solo puede ser suya y solo él la puede hacer triunfar tanto. Sería algo así como “me gusta esta parte de esta silla, esta de la otra y esta de aquella” lo cual en muchas ocasiones nos tenemos que decantar por una de las tres, pero Starck se permite el no elegir y coger todas para crear la Silla Masters. Es una joya para los amantes del diseño, tres de las silla contemporáneas más importantes en una ósea, cuatro sillas en total, para colocar en su salón, comedor, cocina, etc.  Es perfecta para cualquier ambiente tanto de casa como de oficina, además en internet la podemos encontrar por precios que van desde los 30€ (que muy raro me parece) a los 400€.   Imagen de portada http://www.arredaclick.com/es/silla-design-masters-kartell.html   Posted by Cristina Sanchez...

Read More

Diseño de moda y diseño de mobiliario

Cada vez son más marcas las que se atreven a dar el paso y a no sólo diseñar nuestra ropa sino también nuestros muebles, y al revés, primero diseñaban nuestros muebles y ahora también nuestra ropa. Algunos ejemplos son Louis Vuitton, Zara, Urban Outfitters e incluso Primark.  En algunos casos es al revés, marcas de muebles y accesorios de casa, se atreven a crear la ropa que llevaremos cuando mientras estemos tumbados en el sillón que ellos han hecho. Se han propuesto diseñar todos los objetos con los que nos definimos, y esto es el principio. Y aunque parezca que ambas cosas son diseño, no son lo mismo. Depende mucho de la marca, sobretodo de lo grande que sea, pero en lo referente a moda, el diseñador, apoyado en su savoir faire, se deja llevar por su imaginación y creatividad, se basa en él mismo. Excepto en las cadenas más low-cost, como el imperio Inditex, donde muchas de sus prendas nos recuerdan a otras vistas en pasarela, se basan en el medio y lo que su público quiere. El diseñador de mobiliario va más por este método, se fija en el entorno, en diversos estudios, en los usuarios, en sus gustos, en su modo de vida, etc.  El basarse en estudios y diferentes tablas, además del tipo de producto, hace que sea mucho más fácil el que un mueble sirva para todo el mundo, solo sobrando o faltando en muy pocas ocasiones. En el mundo de la ropa, que una penda te quede como un guante, aunque sea tu talla, es prácticamente un milagro. En ambos casos se basan en tablas con medidas de los percentiles, pero el problema de la ropa es que nadie tiene todas las dimensiones de la talla 40 a la vez, factor con el que se juega a la hora de dimensionar muebles. También tenemos el factor tiempo, no nos va a durar lo mismo un mueble que una camiseta, por mucho que ambos sean nuestros favoritos. Y un poco relacionado tenemos el precio, el desembolso que hacemos en uno no lo haríamos en el otro. Esto también se tiene en cuenta a la hora de concebir ambos productos. La ropa es más fugaz que un mueble, la moda y la tendencia es más fuerte en la ropa. Muy raramente se compran muebles para una única temporada. Aunque también hemos hablado de los productos en sí, queda claro que aunque sea a misma marca, los productos de mobiliario y de ropa, no los habrá diseñado la misma persona, no por nada, sólo por su modo de operar y gestionar el diseño.   Posted by...

Read More

Volver a casa tras el verano

Cuando estás trabajando cuentas los días que te quedan para las vacaciones, pero cuando las estas disfrutando prefieres no hacer la cuenta a la inversa. Estamos taaaaan bien sin hacer nada tirados en la playa o en la piscina que no queremos imaginar en el día en que eso se acabe, pero ya antes de empezar sabemos que ese momento va a llegar. Pero lo peor no es volver a casa, lo que menos nos gusta es volver al trabajo.  A nuestra casa la echamos de menos, dependiendo de cuánto tiempo hayamos estado fuera y de dónde, casi tenemos hasta ganas de volver. Volver a nuestra reparadora cama, nuestro baño no público, nuestro suelo sin arena,… Pero eso sí, durante este tiempo es muy posible que la hayamos descuidado un poco y es momento de volver a cuidarla. Lo mejor es volver a casa unos días antes de tener que volver al trabajo, porque ya la simple vida doméstica nos va a costar. Después de haber estado en un hotel y que alguien nos limpiara el baño, nos escobara, nos fregara, nos hiciera la cama,… tener que hacerlo nosotros solos va a ser duro. Porque en estos días, aunque no hayamos estado nuestra casa se ha podido ensuciar bastante: polvo, pelusas, tuberías atascadas,… Pero eso sí, para volver poco a poco a la normalidad hay que organizarse e ir arreglando todo poco a poco. También es un buen momento para hacer los cambios y arreglos que hace tiempo que queremos, volvemos con muchas ganas de hacer cosas, de exprimir el día. Eso sí, las vacaciones habrán agotado gran parte de nuestros ingresos, por eso nos tendremos que dar al bricolaje y a las manualidades, muy en sintonía con el anuncio que ha hecho este verano Leroy Merlin. Muy original, por cierto. A nuestra casa la tenemos, aunque no queramos, que ir acondicionando un poco al otoño, cada vez más próximo. Hecho que hace que nos entren ganas de volver al lugar paradisiaco y caluroso en el que hemos estado este verano, pero aun así sabemos que como en casa en ningún sitio. Y por eso, querremos volver siempre.   Posted by Cristina Sanchez Ariño...

Read More

Eames creó tendencia

Y es que la forma de entender Charles Eames el diseño supuso un cambio drástico en la forma de entender el arte en su totalidad. Charles y Ray Eames fueron los elementos disruptivos en una década, la de los 50, en la que en América ser disruptivo y diferente era casi una moda obligatoria para diferenciarse de la América más tradicionalista. Pero lo que crearon entonces sigue marcando tendencia ahora, siendo completamente actual y funcional, y siendo estudiada y analizada, inspirando a los nuevos creadores y diseñadores. Si nos centramos en la disciplina del diseño y la decoración, consiguieron tres hitos importantes. El primero, convertir en verdad la afirmación de que la calidad no es sólo cosa de ricos. Consiguieron crear diseños asequibles para muchas personas, facilitando el acceso no sólo a su estilo y a su manera de entender el diseño sino también a unos muebles funcionales, creados desde la conciencia de la afirmación mítica de “si no es funcional, no es bello” El segundo hito, introducir el color en las oficinas de todo Estados Unidos. Rompieron moldes no sólo en los diseños sino también en el colorido de los mismos, y en los materiales. Fueron capaces de hacerse un hueco en un mundo gris e introducir mobiliarios y conceptos diferentes llenos de color, dando una vida nueva a cientos de oficinas. Hoy, las coloristas sillas Eames siguen insuflando energía y vitalidad a miles y millones de oficinas de todo el mundo sin perder un ápice de elegancia y diseño. Y por último, introdujeron el concepto de la personalidad a la hora de decorar tu hogar. No todas las casas tienen que ser iguales, ni tener la misma distribución, porque sus dueños no son iguales ni piensan de igual manera, ni la funcionalidad del hogar es igual para todo el mundo. La adaptabilidad y la flexibilidad a la hora de crear el hogar se basaba en la personalidad de los habitantes del mismo. De esta forma cada hogar era único. Charles y Ray Eames marcaron y siguen marcando tendencias, por eso no pasarán de moda.  ...

Read More

Si nuestra casa fuese un juego de arcade…

Si tu casa fuese un juego de arcade toda ella estaría dividida en cubos iguales, que proyectados en las paredes y suelos, serían cuadrados perfectos. Cada uno de estos cuadrados solo podría ser llenado por un elemento que lo ocupase completamente o una división exacta del mismo. Habría un tamaño mínimo y máximo para la división, y ninguno de los objetos que las llenasen serían mayores o menores que estas. Además los colores de los objetos también serían unos determinados y lo suficiente diferentes entre ellos para no confundirlos. Con esto habríamos conseguido la racionalización de la decoración: todos los elementos tendrían dimensiones estándar, colores estándar y combinaciones limitadas, ya que las dos características anteriores también son limitadas. Todo nos encajaría a la perfección en todos los aspectos, no tendríamos mil tonos de rojo ni necesitaríamos medir cuanto espacio tenemos para colocar el sofá. Tampoco podríamos llenar demasiado un espacio, ya que cuando ocupásemos totalmente una línea de divisiones de una dimensión, todos los elementos de ella desaparecerían. Por ello, tampoco podríamos acumular demasiadas cosas que solo acumulan polvo. No habría desorden, todo tendría un cuadrante determinado y no se podría llenar con otra cosa. Y el que todo cupiera en una habitación y encajará, se supone mucho más fácil. También es cierto que las formas serian todas bastantes geométricas, ya que las orgánicas serían mucho más difíciles de colocar. La naturaleza es desordenada, las líneas rectas y los ángulos rectos que asociamos con lo limpio y ordenado son artificiales, con excepción del mineral de la pirita. Esto haría que los objetos también fueran un poco cortantes, poco seguros e incomodos. Y como se ha dicho, las combinaciones serian limitadas, de modo que sería posible que compartieras disposición y decoración en general con varias personas a lo largo del mundo. Y eso es lo que hace que esta racionalización no sea divertida. Tu casa ya no sería tu casa, sería un sitio en el que tus cosas están ordenadas, pero exactamente de igual manera que la de otras personas, podría ser la casa de cualquier otro. No tendría nada de ti, sería demasiado perfecta.  ...

Read More