¿Qué tipo de caldera me conviene más?

Hoy en día, a la hora de renovar o de partir de cero de la instalación que nos proporciona agua caliente y calefacción, surgen diversas dudas sobre qué tipo de combustible puede salirnos más a cuenta. Si por ejemplo dispones de una instalación que utiliza gasóleo para funcionar, es probable que se te haya pasado por la cabeza pasarte al gas natural. A continuación te explicamos cuáles son las principales ventajas de estos suministros, para que puedas saber qué opción te podría resultar más rentable y eficiente en tu hogar.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que el gas natural no dispone todavía de una red de distribución que alcance la totalidad del territorio español. Eso hace que, depende de dónde residas, estés obligado a emplear otros tipos de instalación, como por ejemplo el ya mencionado gasóleo, el gas propano o la electricidad.

Gas natural o gasóleo

Si nos centramos en las diferencias entre el gas natural y el gasóleo, hemos de tener en cuenta que este último no sólo se utiliza para proporcionar calor en el hogar, sino que también es empleado como combustible para el transporte. El gasóleo es un hidrocarburo líquido se almacena en depósitos que están en la vivienda del usuario y de esta manera puede disponer de los servicios que lo emplean; por el lado contrario, el gas natural no se almacena en la propia vivienda sino que se accede a él a través de la ya mencionada red de distribución que, conectada a la instalación del usuario, proporciona el suministro independientemente del momento que sea.

Por lo tanto, podemos decir que las ventajas del gasóleo consistirían, sobre todo, en su posibilidad de almacenaje y en que no existen limitaciones a lo largo de todo el territorio español. También nos permite prescindir de los costes fijos, a diferencia del gas natural. Sin embargo, es necesario tener muy presentes los aspectos negativos del uso de este combustible: para empezar, su uso resulta muchísimo más contaminante que otras alternativas energéticas, además de no resultar especialmente económico. Otro factor negativo es que hace que las calderas sean menos eficientes, ya que éstas rinden más con otro tipo de combustibles.

En cambio, a pesar de que el gas natural también tiene ciertas desventajas, lo cierto es que suple en buena parte los aspectos negativos del gasóleo. Si bien es un fluido difícil de almacenar y que además requiere de unas condiciones muy específicas (presión muy alta), sin duda alguna este combustible resulta mucho más barato que el gasóleo. Además del aspecto económico, lo cierto es que a efectos de medio ambiente este fluido resulta mucho más sostenible, puesto que genera una combustión más limpia y su impacto es muy inferior al de otros combustibles fósiles. Además, las calderas de condensación que funcionan a través de gas natural son mucho más eficientes, y el usuario no necesita estar pendiente de la recarga regular del tanque de combustible, como sí sucede con el gasóleo. Eso sin contar que ganaremos espacio al prescindir de dichos depósitos de almacenamiento.

Cambio en la instalación

Es posible que, viendo las características de ambos sistemas, haya ganas de cambiar la instalación y pasar a gas natural. En ese caso, hay que tener en cuenta que no sólo se cambiará el tipo de combustible, sino que también será necesario cambiar la instalación. El usuario valorará, pues, la inversión a realizar, teniendo presente que a posteriori el gasto será inferior. Una empresa instaladora se encargará de realizar el procedimiento, que conectará dicha instalación a la IRC (Instalación Receptora Común), pudiendo así acceder al suministro de gas natural.

 

Imagen: http://covabertrand.com

Autor: admin

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar