Un coche que habla por tu empresa

La rotulación de vehículos de empresa cumple con una doble función, por un lado hace que los coches y furgonetas de un negocio estén debidamente identificados y se conviertan en un referente del mismo contribuyendo a la imagen global de la empresa.

Por otro, son un modo eficaz de propaganda, llegando fácilmente a todos los rincones de la ciudad sin necesidad de pagar por una valla publicitaria, tan solo utilizándolos para los trabajos habituales, ya se está realizando a un tiempo una campaña publicitaria.

Pero para que la propaganda sea eficaz hay que tener en cuenta tres puntos esenciales:

– La imagen del coche: Nadie quiere que un vehículo con mal aspecto, sucio o lleno de abolladuras sea la imagen de su marca. Si el coche o la furgoneta causan una mala impresión al verlos, esa imagen será transferida a la marca que representan de forma prácticamente automática.

Por eso el primer punto es contar con vehículos cuidados, en buen estado y, también importante, que sean conducidos con responsabilidad por la carretera. A fin de cuentas, en todo momento están siendo imagen de la empresa y es algo que debería de tenerse en cuenta por parte de los conductores y pasajeros del mismo.

-El tipo de rotulación escogida: La publicidad debe de ser llamativa y representativa de la marca, pero según qué sea lo que estamos anunciando, menos puede ser más. En algunos casos un logo discreto con un teléfono o una Web son más que suficientes y transmiten una imagen sobria y elegante.

En otros, como el caso de negocios juveniles o con una imagen muy moderna, la rotulación puede incluir prácticamente la totalidad del vehículo, con mucho colorido y dando un aspecto altamente llamativo.

-La calidad de la rotulación: Por supuesto, es importante contar con una rotulación de gran calidad. Nadie quiere vinilos baratos que se despegan a los pocos meses de uso, dejando los nombres a medias y dando una imagen descuidada y penosa de la empresa.

Una de las ventajas de trabajar con una empresa de calidad es la gran duración del trabajo, pero también la posibilidad de asesoramiento.

Estos profesionales, acostumbrados a la rotulación de todo tipo de vehículos y para empresas de todos los sectores, pueden ayudarnos a encontrar la forma más adecuada de promocionar la empresa sin caer en excesos pero sin pecar tampoco de timidez al diseñar las campañas.

Autor: Pablo Baselice

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *