Una casa con mascotas

Cuando tenemos un animal en casa este se vuelve un habitante de ella como podamos ser las personas, por ello, es importante que pensemos en él a la hora de la decoración. Pero a veces, pensamos que son personas de verdad y esto se nos va de las manos. Lo primero que tenemos que tener claro es que no toda la casa es suya, va a tener un lugar para él en el que va a poder a hacer “lo que quiera”, pero en el resto de la casa lo va a tener que respetar. Y si no lo hace él, haremos nosotros que no pueda llegar a estropearnos toda la casa.

No son muchos los elementos estándar que vamos a tener que colocar en la casa, solo los que cubran sus principales necesidades: comer, jugar, dormir, estar limpios y poder hacer sus necesidades (muy similares a las que nosotros cubrimos en nuestra casa, pero con instalaciones más modestas). Si empezamos por orden, necesitaremos unos comederos, preferiblemente un poco pesados para que no los puedan volcar con facilidad, y que colocaremos siempre en el mismo sitio, al igual que el resto de elementos para que los animales reconozcan su espacio. El lugar más adecuado es la cocina, donde solemos tener nosotros también nuestra comida, sobre todo porque los suelos de las cocinas son los que se limpian más fácilmente y no se estropean con el agua. Respecto a este lugar, lo mejor también es tener puertas que les sea difícil abrir, para que no puedan acceder ni a la comida ni otros que le vayan a hacer daño, ni debemos dejarlos a la vista. Tampoco debemos encerrar al animal siempre en la cocina, eso le hará comportarse peor.

Dependiendo de nuestras mascotas,  habrá juguetes más o menos adecuados a ellas, pero siempre serán necesarios ya que mientras muerdan, arañen o baboseen estos, no querrán hacer lo mismo con nuestros muebles. Al igual que dormir, si tienen su propia cama (y se acostumbra a ella) siempre dormirá en ella y no con nosotros o en cualquier otra zona. Su cama, es mejor colocarla lejos de fuentes e calor o frio y en zonas iluminadas. Tanto en lo referente al aseo como el tema de sus necesidades, va a depender del animal, pero el hecho de que siempre se encuentre en el mismo lugar va a ayudar.

Unas últimas consideraciones son evitar telas como el terciopelo o la seda, ya que la primera enseguida se llenará de pelo y la segunda es muy fácil de romper, son más adecuadas la gamuza o el cuero. El suelo es mejor que sea de tarima flotante y libre de alfombras ya que son fuentes de ácaros. Y lo más importante, los objetos delicados o apreciados que no quieras que se rompan, es muy importante dejarlos fuera de su alcance.

 

Imagen http://photopin.com/free-photos/pet

Posted by Cristina Sanchez Ariño

 

Autor: Elena

Comparte el artículo

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *